Wednesday, February 10, 2016

LA CIÉNAGA DE ANTONIO MIGUEL MORALES

La verbena, el jolgorio popular y una noria que traslada a Migra un policía fronterizo al cielo para luego bajarlo a la cruda realidad de la tierra parecieran ser el marco en el que se va a desarrollar esta obra de otra. Sin embargo, este escenario y la alegría que simula tan sólo son una fachada que nos sirve para la presentación de los personajes. Migra, un policía fronterizo autoritario y gustoso de ver a los demás por encima, Hurón feriante en extremo curioso como el animal cuyo nombre porta, Juan Patria figura notable de la región y su sirvienta esclava María Selva. Todos los nombres están cargados de intención.
Los diálogos de estas dos parejas conformarán La ciénaga. Pero ¿podemos hablar realmente de diálogo? A lo largo esta obra vemos como los comentarios  de Hurón y María Selva acerca de las condiciones de trabajo y las formas en que llegan los inmigrantes, llamados en todo momento los extranjeros, tan sólo reciben una callada como respuesta de Migra y Juan Patria. No se trata en este caso de un silencio que otorga sino más bien de una concesión temporal por parte de sus interlocutores que rechazan cualquier atisbo de verdad en las palabras del otro. En ningún momento aportan argumentos a sus puntos de vista, tan solo niegan o buscan romper el discurso con gritos, carcajadas, descalificaciones e incluso el uso de la violencia. La fidelidad a su pensamiento pareciera ser condición para prosperar en la región como menciona el propio Migra: “En la frontera uno no pasa hambre si sabe cual es su lugar./ Por supuesto debe pertenecer a él./ Uno no puede elegir el lugar al que quiere pertenecer./ Faltaría más.” No obstante, los silencios no pertenecen únicamente a Migra y Juan Patria. Hurón y María Selva también recurren a ellos como una forma de resistencia ante las órdenes del agente y del amo de la maquila.
“ Hurón: La gente dice cosas./ Migra: ¿Qué cosas?/ Hurón: Tú las sabes tan bien como yo./Migra: ¿Qué cosas?/ Hurón: ¡Tú las sabes mejor que yo!/ Migra: ¡Habla!/Hurón: ...”
En el caso de María selva el silencio va más allá y se convierte en un arma que desquicia a Juan Patria.
“María Selva: Mmmh.../Juan Patria: ¡He dicho que hables o te arrancaré los /dientes!”
No obstante este diálogo silencioso a ratos es el que permitirá desgranar las miserias de los inmigrantes que buscan un mundo mejor. En ese sentido cabe resaltar la economía de recursos de la que hace gala Antonio Miguel Morales refleja todo el infierno que debe afrontar los inmigrantes en su viaje a la tierra que ellos creen prometida. Tal es el caso de los ojos de los inmigrantes que, de cuando en cuando, encuentran los pescadores y les hace enloquecer pues en ellos se puede ver todo el horror por el que han tenido que atravesar los extranjeros para llegar a este punto.  Los hundimientos, la denigración del ser humano al que llaman mosca, las vallas gigantescas representadas en forma de redes, el desdén cuando no odio de todas las autoridades, etc… Antonio Miguel Morales no recrea esos sufrimientos, más bien consigue hacérnoslos vivir a través de las descripciones de Hurón.
Ahora bien, si el espacio abierto de la ciénaga representa un espacio lleno de peligro, la tierra firme y más concretamente el cortijo de Juan Patria viene a ser el infierno.
Como afirma en el prólogo Raúl Cortés: "Retrato de nuestro tiempo, La ciénaga es estupor y es lamento, dolor ante la incomprensible herida sangrante del otro, del desterrado, del extranjero. Urge hoy un teatro valiente, como La ciénaga, y autores arrojados, como Antonio Miguel Morales, capaces de abismarse en los vacíos que han dejado la filosofía [...] La mayoría de las obras tendrán el gesto esforzado de la espera, su temor y su angustia. Solo unas pocas, en cambio, desprenderán el destello afortunado del Acontecimientos: La ciénaga forma parte de las elegidas. 

 LOMBERA 2016

Tuesday, November 03, 2015

UNA LECTURA MUY LÚCIDA DE PEDRO AMOROS

Aqui les dejo este artículo de don Pedro Amoros acerca de mi novela "la rebelión de los inexistentes" publicado en su blog www.pedroamoros.blogspot.com. Muchas gracias, Pedro.

LA REBELIÓN DE LOS INEXISTENTES

En La rebelión de los inexistentes (Madrid, Irreverentes, 2003), Juan Patricio Lombera traza el cuadro de una sociedad futura en el año 2059. Tras el estallido de una guerra nuclear acaecida cuarenta años atrás, algo así como una tercera guerra mundial, se ha establecido como sistema político una especie de Estado Universal –un remedo acaso de la globalización-, un mundo pacificado que da la sensación de ser un espacio idílico y que ofrece una apariencia de normalidad. Tan sólo un grupo violento que se autodenomina “Guerrilla del pensamiento para la liberación universal” parece poner en jaque el orden establecido. En este clima de aparente sosiego en el denominado Estado Universal se desarrolla la aventura de Isidro Gálvez, una suerte de viaje que tiene mucho de descenso a los infiernos, pues tras cometer una imprudencia el joven protagonista de la historia pierde su empleo y es enviado a un campo de trabajo. Es entonces cuando empezamos a percibir las fisuras que posee el sistema. Comprobamos que los parásitos de la sociedad, los que no tienen empleo, son desterrados tras la celebración de un juicio. Las desdichas del protagonista no acaban aquí porque, finalmente, Isidro Gálvez pasa de estar en un campo de trabajo a un enclave inhóspito que se denomina el desierto de los olvidados.
La paradoja radica en el hecho de que es precisamente a través de este descenso a los infiernos cómo el protagonista logra recobrar la memoria histórica, la conciencia de un pasado que le había sido arrebatado como habitante del Estado Universal. En un poblado perdido Isidro Gálvez aprende las costumbres establecidas en el desierto de los olvidados y se percata de que el trabajo es considerado una necesidad ineludible únicamente para conseguir lo imprescindible. La gente atesora tiempo libre. Isidro Gálvez enseña literatura universal y, al mismo tiempo que empieza a recobrar los recuerdos, su visión del pasado, que se limitaba a las narraciones orales de su padre, se transforma conforme se ilumina su vida. Sólo poco a poco el protagonista va tomando conciencia de que en realidad ha vivido en un engaño. Sólo entre los desahuciados, entre los “inexistentes”, es capaz de recobrar la verdad de lo acontecido en el pasado. Es entonces cuando se da cuenta de que su vida ha sido una farsa.
La fuerza narrativa de la historia nos arrastra con el protagonista hasta el punto de sentirnos identificados con esa idea. ¿Acaso el engaño en el que vive Isidro Gálvez no es un remedo de la farsa en la vivimos todos en la actualidad? ¿Acaso los inexistentes de la historia de Lombera no son los olvidados de nuestros días? ¿Acaso el gobierno universal no es una metáfora de la reciente globalización? Los inexistentes, en realidad, se rebelan únicamente porque pretenden darse a conocer, sólo ansían entrar en la historia. El engaño en el que vive el protagonista –y todos los habitantes del Estado Universal- sirve para mantener el sistema y los privilegios de una minoría a costa de una mayoría de pobres que son desterrados y olvidados en lugares aislados.

            Metáfora del mundo actual, libro de ciencia ficción, proyecto utópico, aviso apocalíptico, La rebelión de los inexistentes es una aventura literaria en donde Lombera proyecta una visión crítica de la sociedad globalizada deambulando entre el escepticismo y la esperanza, entre la farsa y la verdad.   
Pedro Amoros 

Sunday, June 07, 2015

DOS NOVELAS, UN EXCELENTE ARTÍCULO

Aqui les dejo este magnífico artículo del escritor peruano Fernando Morote (Piura, 1962) acerca de mis novelas El péndulo familiar y La rebelión de los inexistentes publicado en la revista Contra Estudio (http://revistacontraestudio.blogspot.com.es/) el jueves 5 de junio


El péndulo familiar” y “La rebelión de los inexistentes”, dos novelas de Juan Patricio Lombera

A veces para un escritor resulta insuficiente fabular en sus libros ciertos detalles particulares de

su historia personal. En algunas ocasiones necesita revisar y relatar la más amplia trama de la

vida familiar para poder encontrar u otorgar un sentido a la suya.

Una crisis conyugal remite a Patricio –alter ego del autor, qué duda cabe- a otra más honda de

carácter existencial, lo cual desencadena una serie de cuestionamientos que lo llevan a considerar

el suicidio como solución.

En “El péndulo familiar”, escrita en el 2011, Lombera plantea el dilema de la vocación como

elemento crucial. El protagonista sufre una asfixiante sensación de vacío interior ante la

obligación de decidir entre ser lo que quiere ser o lo que los otros quieren que sea. Como efecto

revelador  rememora la formación y evolución de su núcleo sanguíneo más próximo para

acompañar el proceso de auto-crítica y acabar hallando una vía, no de escape, sino de alivio y

dirección.

Mediante capítulos que van entrelazando escenas de la Revolución Mexicana –con importantes y

apasionantes referencias a las falsas reformas, los asesinatos políticos y la guerra contra los

cristeros- recorre la directa o indirecta participación de sus parientes en ella, exponiendo las

vicisitudes de un clan acomodado que es atravesado por los conflictos políticos, sociales y

económicos de la época.

La descripción minuciosa del vínculo con sus ancestros expresa una intimidad que permite

conocer a fondo el temperamento de cada uno de ellos y su influencia en la personalidad del

personaje principal.

Su visión de la figura paterna es un espejo que considero una invitación a mirarme desde dos

posiciones opuestas: “su padre es un ser verdaderamente extraño para Patricio. Se lo pasan muy

bien juntos durante las vacaciones, pero en épocas de trabajo es un personaje que transmite

muchas luchas, tanto internas como externas. Desaparece durante varios días o llega destrozado

en la noche con ganas de cenar y dormir y siempre maldiciendo de sus colegas de trabajo. Para

Patricio, él es un ser compuesto de dos personas. Una afectuosa y con bastante sentido del

humor, durante las visitas a los parques donde hacen ejercicio los fines de semana y durante las

vacaciones, y otra lejana y con un cierto punto siniestro durante las épocas de trabajo”.

“La rebelión de los inexistentes”, publicada 7 años antes por Ediciones Irreverentes, presenta un

enfoque en apariencia distinto. Sale del esquema personal e ingresa en el ámbito universal, del

mismo modo que abandona el corte realista y entra en la ciencia ficción.

Es un prolijo relato que, por un lado, denuncia la esclavitud de nuestros tiempos, y por otro

expresa el clamor del ser humano por liberarse. Individuos reducidos miserablemente a la tarea

de sobrevivir día a día, relegados, privados de disfrutar los verdaderos placeres de la vida por

tener que limitarse a trabajar para pagar la renta, comprar alimentos y cancelar deudas.

Es el retrato de un sistema opresor que desangra a sus bestias de carga mientras le son útiles y las

elimina cuando dejan de serlo. Los integrantes de la masa productiva, representados por Isidro

Gálvez, el protagonista, se debaten en la disyuntiva de hacer lo que quieren o lo que deben. La

aspiración a invertir más energía haciendo lo que les gusta y dedicar sólo el tiempo justo para las

actividades laborales es aquí formulada como una utopía dentro de un mundo que en la

actualidad funciona exactamente al revés del propósito para el que fue creado. La lealtad con uno

mismo, con los propios deseos, sueños y proyecciones se convierten en un derecho por el que

hay que luchar. Cualquier trabajo artístico es considerado inútil, ingenuo y pernicioso. Pretender

vivir de ello es una estupidez monumental.

Lombera, nacido en Ciudad de México en 1972  e hincha a muerte del Atlante -club de fútbol de

aparición recurrente en ambos textos- acierta al delinear la realidad en términos extremos bajo

dos registros diferentes.

Para conocer más acerca de la obra narrativa del escritor azteca radicado en Madrid se puede

visitar su blog oficial: http://lombera.blogspot.com.es/

Tuesday, February 10, 2015

ENTREVISTA EN PORTUGUÉS

Aqui les dejo la entrevista que nos hizo Estela Viana al profesor Jose Topa y a mí con motivo de la traducción que hizo Jose sobre mi obra "Una noche con la muerte". Al final de la misma Estela me dijo que no sólo había contestado completamente las preguntas sino correctamente también (las preguntas me las hizo en portugués), a lo que le respondí que de cualquier manera yo siempre respondo a las preguntas, aunque muchas veces mi repuesta no tenga nada que ver.
http://www.rtve.es/alacarta/audios/emision-en-portugues/emisso-em-portugues-intercambio-literario-teatral-entre-espanha-portugal-10-02-15/2990001/

Thursday, December 18, 2014

Una victoria para Latinoamérica

“50 años de aislamiento [a Cuba] no han funcionado”. De esta forma, Barack Obama anunciaba el principio de las negociaciones Con Cuba para normalizar las relaciones. Amén de la importancia del hecho en sí –el principio del deshielo -, la frase misma también es histórica. No es frecuente oír a un presidente norteamericano reconocer equivocaciones en su política hacía un país del continente. De hecho el único precedente que yo recuerdo ocurrió cuando Bill Clinton dijo que el apoyo a los grupos de la muerte en Centroamérica había sido un error.               
Desde pequeño, me acostumbré a ver a los gobiernos de los países latinoamericanos como meras marionetas de los Estados Unidos. Quizá las representaciones  más gráficas de este servilismo ocurrieron cuando el presidente de El Salvador, José Napoléon Duarte, se salto el protocolo y besó la bandera norteamericana ante los ojos azorados de Ronald Reagan o cuando Guillermo Endara tomó posesión de su cargo de presidente de un Panamá aún sangriento por la guerra, en una base norteamericana. Cualquier presidente que osó  enfrentarse a los Estados Unidos, en el siglo XX,  fue destituido por un golpe de Estado  o una invasión o muerto misteriosamente cuando no asesinado. En algunas ocasiones el relevo no se producía por una cuestión ideológica sino simplemente de intereses como le ocurrió a Juan Jacobo Arbenz en Guatemala  que quería nacionalizar la United Fruit Company (posteriormente disuelta por monopolista) y pagar la indemnización que hiciera falta. La intolerancia de Eisenhower y Nixon y una campaña de publicidad acusando al guatemalteco de comunista prepararon el camino para el golpe de Estado de Castillo Armas preparado por la CIA. En el caso de Madero, primer presidente electo democráticamente en décadas en México, su caída se debió al hecho de que los americanos lo veían incapaz de pacificar al país y creían que la mano dura de un militar sería la solución. Dicho sea de paso, las reuniones de los generales Díaz y Huerta para derrocar a Madero se llevaron a cabo en la propia embajada.
                En sus primeros 60 años de independencia, la historia de Cuba no se diferenció en lo más mínimo a la del resto de Latinoamérica y parecía que el barbón de Sierra Maestra iba a sufrir la misma suerte de tantos otros. No obstante, el golpe de Bahía de Cochinos fue lanzado con demasiada premura, en un lugar no muy propicio para un desembarco y avance de las tropas y con una carencia asombrosa de información por parte de los Estados Unidos acerca de la capacidad de reacción de Cuba propiciaron ese estrepitoso fracaso. Un año y medio después, una vez que Fidel Castro abrazara la alianza con la Unión Soviética y en medio de la crisis de los misiles, se empieza a aplicar el bloqueo a la isla que hasta la fecha continúa. Sin embargo, esa medida destinada a impedir que la Unión Soviética aportara más misiles de los que ya tenía la isla, pasado el peligro de la guerra nuclear y retirados los misiles, se convirtió en el mejor pretexto para justificar cualquier problema económico o social al interior de la isla e incluso imponer medidas más restrictivas a sus propios habitantes. “La culpa la tiene el bloqueo y los gringos”, ya fuera porque escaseaban los alimentos de la cartilla de racionamiento o por el control agobiante de los comités de defensa de la revolución. Por supuesto, Fidel y sus ministros nunca padecieron hambre alguna por el bloqueo, pero sí la población de la cual se esperaba que se hartara y derrocara al régimen. Por si fuera poco el resto del continente se plagó de dictadores brutales por lo que era lógico pensar que el odio a Castro no era por una cuestión de amor a la democracia sino por su ideología y por no respetar los intereses norteamericanos.

Paradójicamente, los intereses de los empresarios norteamericanos en la isla que en su día contribuyeron a la hostilidad entre ambos países, ha sido una de las causas por las que Obama ha dado este paso. Cuba está cambiando, quizá a un paso muy lento pero inevitable, tal como  lo atestiguan el permiso de alquilar coches y acceso a internet y a los celulares a sus ciudanos. Los empresarios norteamericanos no quieren perder oportunidades de inversión en la isla por el bloqueo. Por otra parte, el tiempo ha pasado y los países Latinoamericanos han decidido dejar que sus pueblos voten a sus gobernantes y, fruto del desinterés de Estados Unidos más preocupado del petróleo de Medio Oriente y de sus relaciones con China, han podido llegar al poder una serie diversa de presidentes de izquierda que van desde llamados populistas hasta gobiernos de corte socialdemócrata. Entre ellos Hugo Chavez que fue el principal promotor de la CELAC, organismo paralelo a la OEA en la que no se encuentran Cánada y Estados Unidos por su apoyo al bloqueo y cuyo primer documento fue la exigencia de levantar el bloqueo a la isla y que fue firmado por presidentes tan diferentes ideológicamente como Calderon, Santos, Chavez y Lula. Independientemente de posiciones políticas este acuerdo expresa un deseo unívoco por parte de los presidentes de la región de ocuparse de sus propios asuntos y no permitir que nadie ajeno imponga la política a seguir. Esta exigencia cada vez más unánime de levantar el bloqueo y aceptar el reingreso de Cuba en la OEA ha sido otras de las claves fundamentales para llegar a este punto. No es casual que el primer Papa latinoamericano haya tenido un papel mediador fundamental. Un papa italiano, polaco o alemán difícilmente pueden entender la cuestión de Cuba cómo lo ha hecho el argentino. Es indudable que el régimen castrista debe dejar paso a una transformación de la sociedad cubana hacia la democracia y dejar de este modo la guerra fría atrás de la cual el bloqueo es unos de sus últimos vestigios, pero lo que no se desea es que el gobierno de Raúl Castro sea sustituido por una marioneta como ocurrió con Endara y que se imponga una vez más la voluntad de los Estados Unidos sin respetar a soberanía de un pueblo Latinoamericano. Esa es la victoria que ha logrado toda Latinoamérica; el gigante no ha podido pisotear a un país débil y ha tenido que reconocer su errónea política y  sentarse resignadamente a negociar con un gobierno que hasta hace fechas muy recientes era la encarnación del chamuco.  Ahora bien, este es tan sólo un primer paso. Difícilmente en corto plazo se verá la caída del bloqueo teniendo en cuenta que los republicanos controlan las dos cámaras en Estados Unidos, pero así como mencionaba líneas arriba mi creencia acerca de la irrevocabilidad del cambio en Cuba, también creo firmemente que las relaciones se normalizarán y el bloqueo pasará a la historia. 

Sunday, November 23, 2014

ESCRIBIR A MANO EN LA ERA DIGITAL

La metralleta boca arriba

Yo era un mafioso. Más bien un consiglieri. Hablé con el padrino. Estábamos en un estacionamiento de varios pisos. Los coches ascendían por una rampa en forma de caracol. El ataque de los Borgia era inminente; no había esperanza. Sin embargo, el padrino quería que huyera y me ordenaba que me largara. Me dirigí pisos abajo y ya me disponía a subir en mi coche cuando sentí una incómoda opresión en la nuca. Nuestros enemigos ya habían llegado.
 -Lo siento consiglieri. Me caes bien, pero no puedo dejarte ir. No obstante te prometo que tu muerte, una vez que me haya eliminado a tu jefe.
-Yo podría serte útil. Trabajaría para tí
-No me cabe la menor duda, pero sé que tienes mucha devoción al que pronto será tu ex jefe y no puedo arriesgarme. Es preciso.
Se dirigió a su acolitos:
-Nuestros enemigos están arriba. Apenas tienen municiones con que defenderse. Los masacraremos a todos en caliente y quiero que él lo vea todo antes de morir, pero hasta entonces no quiero que le toquen.

Los achichincles de Borgia salieron disparados hacia arriba pronto se oyeron ráfagas de tiros ininterrumpidas y cruzadas. Me obligaron a seguirles para que viera la caída de mis compañeros. Justo llegué para ver como Borgia le daba el tiro de gracia a mi padrino en la sien. No grité. Mis vigilantes se acercaron para felicitar al capo, mientras que mis últimos compañeros presentaban una resistencia vana. Fue entonces cuando noté que habían dejado a un lado una ametralladora reposando. Una rabia inusual se apoderó de mí acostumbrado a racionalizarlo todo, dado el trabajo que ejercía. Nadie se fijó en mí, lo que me envalentonó. Cogí el arma y empecé a disparar. En mi foro interno decía una y otra vez “ven como yo también puedo matar hijos de puta”. Apunté al jefe y éste cayó , aunque no vi ningún reguero de sangre como en las películas. Luego dirigí mi arma hacia uno de los generales con idéntico resultado. Sólo me quedaba un rival para descabezar a la banda rival. Era el más cruel de todos ellos y se asemejaba al personaje de Neo en Matrix. Apreté el gatillo mientras que él dirigía su mirada hacia mí, pero ninguna bala salió de mi arma. Más increíble aún fue la ausencia de respuesta por parte de mi víctima. Pareciera que no me veía en absoluto y mucho menos cayó en la cuenta de lo cerca que había estado de morir. No había que desperdiciar tanta suerte. Mi ser frío y calculador retomó mi ser y eché a correr rampa abajo, aun con el arma. No quería volver a intentar lo del coche. Según iba a entrar a la segunda planta del aparcamiento, vi a mano izquierda unos cristales que destruí con la culata de mi arma. Pasé al otro lado y avancé haciendo equilibrios por un estrecho pasillo. Al final del pasillo, a un par de metros se encontraba una continuación del estacionamiento al aire libre. Salté y alcancé a asirme a la barandilla, mas en vez de intentar subir, pensé que por la parte de arriba sería un blanco fácil por lo que me descolgué a la entre planta. Ahí, protegido por la planta superior podría correr hasta estar a salvo y así lo hice. Cuando iba a llegar a la otra salida del estacionamiento, vi una luz resplandeciente y me desperté con la firme intención de no mezclar altas dosis de alcohol con la visualización de la trilogía del padrino.     

Saturday, November 22, 2014

ESCRIBIR A MANO EN LA ERA DIGITAL

VIII La experiencia de escribir con pluma estilográfica. Último capítulo

Este es el octavo y último capítulo que escribo a mano. Curiosamente, también es lo último que escribiré en este cuaderno que llega a su fin con este artículo. Y siendo que este es un doble canto del cisne, he decidido hacerlo de la manera más elegante posible; con una pluma estilográfica que le pedí prestada a Vicky. Ella me pasó su Mont Blanc con una mirada de desconfianza. Pero cuando me vio como me desempeñaba con ella entre las manos …. una lágrima resbaló de su mejilla. Pese a no ser un experto en la materia, sé como todo el mundo que el uso de estas plumas es más complicado de lo que parece. En primer lugar, si el cartucho es nuevo y de distinto color al anterior, hay que hacer una serie de garabatos hasta que deje la pluma de pintar con el anterior color y pase al nuevo. En segundo lugar, siempre es fácil mancharse las camisas y finalmente, existe el riesgo de que se seque el cartucho. Me indica el experto en la materia Armando Ávila, que, en dicho caso lo que  hay que hacer es sacar el cartucho, lavar la pluma con agua caliente. Posteriormente se sopla para vaciarla y finalmente se pone un cartucho nuevo. Además, en ocasiones pareciera que la tinta no quiere salir y uno batalla desesperadamente para escribir una sola letra. Aunque me indica Vicky que eso se debe más a mi falta de pericia que a la pluma en sí.
                No obstante todo lo dicho, escribir con una pluma estilográfica proporciona al autor una sensación aristocratizante. Uno se siente estar compartiendo las mismas sensaciones que cualquiera de los autores admirados habrían sentido al escribir sus obras culmen a los que  jamás los imaginaríamos con una pluma bic, por ejemplo. En cambio si los visualizamos fácilmente con una Mont Blanc por más que, quizá, esos autores empleasen máquina de escribir y no tuvieran ingresos suficientes para darse esos lujos. Otra de las razones por las cuales nos gusta emplear una pluma estilográfica radica en un cierto gusto secreto por hacerla desfilar la punta sobre la celulosa. El ruido mismo, como un tañido tímido de violín y el procedimiento ritual de dejar un tiempo prudencial pasar antes de cerrar el cuaderno para dejar que la tinta se seque forman parte de ese oculto placer. En fin, se trata de una experiencia en la que el autor busca estar al nivel del medio empleado.

En estos artículos, hemos visto las ventajas e inconvenientes de escribir a mano. Recapitulando, diré que esta experiencia me ha permitido conectar con el autor de mis primeros textos y disfrutar haciendo lo que más me gusta en el mundo, amén de hacerlo con más asiduidad y concentración una vez que me he alejado de las tentaciones del PC (y eso que ahora se están llevando a cabo los juegos centroamericanos y por primera vez en décadas, México le está ganando a día de hoy a Cuba  en el medallero. Asimismo esta experiencia me ha permitido un enriquecimiento de mis textos al reescribirlos en el ordenador. Sólo espero que ustedes hayan disfrutado tanto de este ejercicio leyendo los artículos como yo escribiéndolos. Gracias
P.D. Mañana Subiré el relato íntegro incluídas las dos hojas que había dejado de desafío y que ninguno tuvo la capacidad de dilucidar por lo que me ahorro la botella de JB ¡JOJOJO! 

Thursday, November 20, 2014

ESCRIBIR A MANO EN LA ERA DIGITAL

VII. Escribir a mano y el mundo. (Segunda parte y última)

Yo NUNCA he dicho que la gente deba echar al vertedero sus laptops, tablets y smarthphones para luego comprar cuadernos y plumas masivamente. Como decía Heráclito no se puede estar dos veces en el mismo río porque este ha cambiado al igual que nosotros. De igual modo es imposible hacer que el mundo retroceda en el tiempo por más que en la película de Superman quieran convencernos de ello.
Las herramientas de nuestros días han demostrado ser muy útiles para la difusión  de mensajes subversivos que antes la censura acallaba con facilidad. Desde los comunicados del subcomandante Marcos hasta la organización de partidos políticos y protestas callejeras, las redes sociales e internet han demostrado ser un instrumento potentísimo para unir y comunicar a los descontentos sin que gobiernos represores y dictatoriales hayan podido impedir que se siguiese lanzando proclamas o convocando a marchas de protesta. Igualmente, masacres como la del 2 de octubre ya no pueden ser silenciadas –desafortunadamente, sí se pueden seguir ejecutando-, porque gran parte del mundo dispone de un móvil con cámara hoy en día. Es cierto que estos aparatos permiten el espionaje en masa  como ya nos hizo saber Edward Snowden para disgusto de Mario Vargas Llosa.  Se trata de armas de doble filo a las que no debemos renunciar. Uso estas máquinas todos los días. Casi toda mi obra la he escrito en computadoras y  no dejaré de hacerlo, pero tampoco dejaré de escribir a mano por placer o por ver cuanto hemos avanzado en la transmisión de ideas desde las pinturas rupestres hasta nuestros días y menos dejaré de hacerlo  por una visión fundamentalista del progreso según la cual hay que denostar todo lo pasado.  He dicho. Muchas gracias

Tuesday, November 18, 2014

ESCRIBIR A MANO EN LA ERA DIGITAL

VI. Escribir a mano y el mundo. (Primera parte)

Decía Jean Paul Sartre en El existencialismo es un humanismo, palabras más palabras menos, que cada vez que un individuo toma una decisión decide por el mundo entero. De esta forma, si esa persona elige como carrera profesional el derecho está poniendo en evidencia su convicción de que en el mundo debe primar la ley.
Ahora bien, como ya dije en el primer capítulo de  esta serie, yo sólo pretendo sondear las diferencias creativas que genera el escribir de forma artesanal –a la antigüita- y aquellas que nacen con el uso de los medios tecnológicos de nuestros días. Se trata, decimos, de un experimento personal donde a lo Juan Palomo; yo me lo como, yo me lo guiso, No obstante, no son pocos los lectores que, tomando al pie de la letra las palabras del autor de la náusea, e han interpelado indignados, haciéndome acusaciones de inmovilista, reaccionario y, en pocas palabras, de querer devolver el mundo al siglo XIX.
Si tal fuese mi intención; imponer la pluma sobre la tecla,  y quisiese rebatir las bondades de los modernos aparatos de comunicación, alegaría que la mayor parte de los grandes textos revolucionarios que hicieron avanzar a la humanidad se escribieron con la mano. Desde las declaraciones de independencia hasta el manifiesto del partido comunista o el  j’accuse, pasando por la declaración de los derechos del hombre, todos y cada uno de esos documentos consagrados coinciden en que han tenido como punto de partida una pluma y una hoja.  Más aún, haría notar que el auge de los tecnócratas y la imposición del neoliberalismo que nos ha llevado a la peor crisis mundial en siglos, viene acompañado de la producción y venta en masa de ordenadores de los cuales hacen uso los tecnócratas para crear un nuevo lenguaje y herramientas sólo para iniciados e imponer de esta forma su tan temido orden mundial, condenando de esta forma a millones de seres humanos a la exclusión y, al mismo tiempo, haciendo que sea muy difícil rebatirlo por desconocimiento de ese nuevo lenguaje.  Más aún, podría alegar que los más proletarios, los más puros, continúan escribiendo a mano por falta de acceso a los ordenadores. 

Todo eso y más, podría alegar a tal punto de que la mayoría me acabaría dando la razón acerca del progreso innato que conlleva este método de producción. Más estaría faltando a la verdad y obviando las gigantescas capacidades de difundir y organizar las protestas ciudadanas como veremos en el próximo capítulo.  (CONTINUARÁ) Y ahora los dejo con un reto imposible. Aquel que consiga descifrar esta doble página, continuación de mi relato, se llevará no ya una chela sino toda una botella de whisky JB. Tanta es mi confianza en la victoria que he aumentado el galardón. Demuéstrenme que me equivoco. 


Monday, November 17, 2014

TRADUCCIÓN DE UNA NOCHE CON LA MUERTE AL PORTUGUÉS

Me acabo de enterar fisgoneando en google que el distinguido profesor de Teatro Jose Topa del ESMAE Polítecnico de Oporto, se tomó la molestia de leer y traducir mi obra de teatro "Una noche con la muerte" y, además, la puso en escena con sus alumnos razones por las cuales ya le estaré eternamente agradecido. Lo único que lamento es no haber visto esa representación, aunque estoy viendo a ver si hay un video de la misma. En cualquier caso, les dejo con la traducción que tuvo la gentileza de mandarme el maestro Jose Topa


 Uma noite com a morte

Juan Patricio Lombera



            Um quarto de 2 por 2 metros situado no meio do cenário. O quarto consta de uma parede ao fundo e de duas laterais (a da direita tem uma porta e uma janela). O tecto tem um foco que fica aceso durante toda a representação; fora do quarto não há luz até ao final. Encostada à parede do fundo, à esquerda, há uma cama, ao lado há uma estante de livros com livros de filosofia, ciências políticas, e literatura. A parte superior da estante, que tem 1 metro de altura, serve de mesinha de cabeceira; sobre ela há um candeeiro, uns copos e uma caneca de água. Entre a cama e a parede da direita há umas caixas onde estão guardados pratos, cobertores e roupa. Na parede do fundo vêem-se fotos de Frida Kahlo e cartazes de filmes mexicanos e estrangeiros. No chão há um fogão eléctrico, algumas verduras metidas em sacos plásticos e outras comidas. Aparece Jorge -, um jovem universitário vestido com um casaco de couro, uma camisa preta, jeans e sapatilhas. Traz uma mochila ao ombro que atira para o chão. Apanha uma laranja do chão e começa a descascá-la, sentado na cama.