Thursday, February 23, 2017

DESDE MI OFICINA

Todos los días veo, desde mi ventana, las naves vacías del otro lado de la calle. Efecto de la crisis de los ricos que, como siempre, acabamos pagando los pobres. Veo el bareto de enfrente cuyo dueño tuvo que despedir a las rumanas de buen ver que tanto animaban a la clientela masculina. El puticlub de la izquierda ni siquiera se puede permitir unos neones en condiciones. La mitad de las letras nunca se iluminan. Menos mal que el nombre sólo consta de 4 letras. Unas calles más abajo se encuentra el centro empresarial de una poderosa empresa eléctrica,  hacia la espalda de la nave están los almacenes del gigante de la venta en internet, mientras que a un kilometro de distancia, camino hacia el otro pueblo está la cementera más poderosa del mundo y una empresa que construye toda clase de infraestructuras de enorme dimensiones; especialmente refinerías. Este es el escenario donde se desarrolla una tercera parte de mi vida. Lo único que me recuerda que existe un mundo más allá de esta selva de concreto son dos árboles mustios. Uno de ellos tienes unas hojas permanentemente cafés, pero no como si se tratara de un bello follaje otoñal, sino más bien dan una sensación de asco. En el otro árbol penden unas vainas que, en primavera desprenden unas bolitas que ensucian todo coche que se coloque debajo.  Lo único que me recuerda que existe la belleza en este mundo consiste en el cielo azul y despejado. Lástima que mi ventana no dé al oeste. Podría ver los atardeceres en invierno. Siempre me han llamado la atención. Quizá fue mi abuela quien me transmitió ese gusto. De pequeño recuerdo que una de sus diversiones, en Tequesquitengo, consistía en sentarse al borde la laguna y mirar al frente al caer el sol. Poco a poco, el firmamento se convertía en la paleta más variada que pudiera tener cualquier pintor. Predominaban los violetas y amarillos en un principio. Pero conforme pasaban los minutos el cielo se enrojecía por momentos como si un ángel se hubiese cortado la mano y sus gotas de sangre cayesen de las nubes.

                Afortunadamente, mi horario me permite salir de la oficina, cuando aún hay luz de día. Las pocas veces que he tenido que regresar a casa de noche, me he encontrado con un paraje hostil y abandonado en el que esperas que surja de entre las sombras un ladrón a cada paso; especialmente de alguna de las naves abandonadas. En cambio durante el día, fantaseo con la idea de saltar la valla y explorar esa zona en busca de tesoros ocultos. Me recuerda el descampado de en frente de mi casa. También me recuerda un edificio en construcción cuya obra estuvo parada durante años y al cual era bastante fácil acceder. De hecho más de una vez mi hermano y yo entramos a jugar en ese lugar pese al peligro que representaba encontrar en un décimo piso sin ninguna pared o barrera que pudiese impedir tu caída si esta se daba. Las alturas también me recuerdan aquellas noches en que Alejandro, su hermano Germán y yo, nos dedicábamos a lanzar globos de agua desde una duodécima planta a los escasos coches que pasaban. Afortunadamente nuestra puntería era pésima.
Los camiones y coches que pasan a toda velocidad rompen mi nostálgica evocación de mi infancia y me recuerdan que estoy encerrado en un espacio diminuto para malgastar unas horas de mi vida por un mísero salario. 

Tuesday, February 21, 2017

TIEMPO PRESTADO

Sabía que si volvía a beber moriría. Había conseguido con la ayuda de su ex esposa, aguantar todo un año sin probar siquiera una sola gota de alcohol. Antes, con tan sólo una cerveza se abría la garganta sin fondo que podía prolongar durante días la borrachera. Neto se encontraba en un dilema. Él, que en el último año buscaba en sus recorridos más cotidianos hacia el trabajo evitar las calles con tabernas porque, pese a ir en el coche, no podía sustraerse a sus encantos a la hora que fuera, tenía que tomar una decisión. Esa tarde se presentaba tenebrosa  ya que sus propios compañeros de oficina, sabedores de su problema con el alcohol, habían decidido organizarle una celebración por lo bien que se estaba portando. Sabía él que en esa fiesta correría el alcohol y por lo mismo, por el miedo que esto le producía, había pensado en no asistir. Empero, él no quería incomodar a sus compañeros haciéndoles el feo de no ir. Tampoco quería llevar a Cristina como apoyo, ya que le daba vergüenza presentarla en público por su gran ignorancia, así como por su excesiva frivolidad. De hecho, esa opción era impracticable porque no faltarían las lenguas malediciosas que dijeran que era ella quien lo mantenía a raya porque Neto era un mandilón, y eso sí que no podía soportarlo. Por otra parte, siempre le había costado decir no y de esa forma se había metido en numerosos problemas desde pequeño.
Todo había comenzado en Viena, años atrás. En aquella época, Neto era un joven diplomático que, pese a su corta edad, ya ejercía de Cónsul. Su esposa, Cristina, no lo había querido acompañar en el primer año de su estadía en Centroeuropa porque esperaba a su primer hijo y argumentaba que el desconocimiento del idioma podría ser una barrera  en caso de necesitar cualquier ayuda. Era un pretexto y Neto lo sabía, porque él dominaba el inglés, el alemán y el francés perfectamente. Sin embargo, conocía también a Cristina y sabía que ella, por más que repelara de su  propio país y ensalzara las virtudes de los del primer mundo cuando iban de vacaciones, no abandonaría jamás su tierra a la que paradójicamente consideraba el mejor sitio para vivir, sobre todo si se tenía dinero, como esperaba que Neto consiguiera en pocos años. Ella creía firmemente que él, tras engalanar su currículum con algunos puestos en diversos países, volvería para meterse de lleno en la grilla y conseguiría, por lo menos, un escaño de diputado con lo que podrían empezar a llevar el nivel de vida que les correspondía como gente “decente” que eran y empezar a chupar del erario público, como lo hacían todos. Eso sin contar, que, desde esa plataforma, podría conocer a importantes personas con las que luego hacer negocios o, ya de perdida, sacar jugosas comisiones en concepto de corruptelas. Sin embargo, Cristina no sabía que Neto despreciaba desde el fondo de su alma todo ese mundo y que de ninguna manera deseaba estar en un cargo en el que fuera el centro de atención de todo el mundo; quería desempeñar un discreto puesto secundario. Él amaba su trabajo y su mayor aspiración, en sus sueños, era ocupar el puesto de embajador ante la ONU. Sin embargo,  pese a que por sus conocimientos, capacidades y contactos, ese sueño era difícil pero realizable, lo cierto era que tenía tan pobre imagen de sí mismo que no se consideraba capaz de ello. Todo lo bueno que le había ocurrido en sus treinta y tantos años de vida, incluso su matrimonio, era siempre, desde su perspectiva, un exceso generoso de la vida para con él. Nunca se merecía las cosas buenas a diferencia de las malas, que siempre eran producto de sus errores y meteduras de pata. Le gustaba atormentarse mentalmente de vez en cuando.

Sunday, February 19, 2017

VACACIONES

Cierro los ojos y mezo mis cabellos. El mundo desaparece. Al menos eso quisiera. Desfilan ante mi callejuelas escondidas  a las que se accede entre portales, mientras una fina lluvia traiciona el estereotipo veraniego de Praga. Brujas de puentes y encantos, soledades empedradas que devuelven la paz, mientras a pocos pasos manadas de Canons y Nikons buscan atrapar el ahora cuando ya es ayer. La ansiedad por vivir y ver es insoportable. Disponemos de treinta días de libertad antes de volver al redil y queremos abarcar la belleza del mundo, pues sabemos que difícilmente volveremos a tener esa oportunidad. Sí, a lo lejos está la tierra prometida en la que ya no tendremos que madrugar, ni agachar la cabeza y mucho menos convertirnos en robots durante 8 horas al día, los afortunados. Un lugar donde ya no habrá que mantener nuestro futuro y podremos volver a iniciar como cuando éramos novios. Mas se trata de un engaño; un falso oasis en el desierto de nuestra mediocridad. El lugar existe aún, es cierto, pero cuando lleguemos a él estaremos débiles y ya no tendremos medios. Es la zanahoria que nos ponen frente a nuestros ojos para evitar que renunciemos a todo. Solo queda un refugio. Tus labios.

Saturday, February 18, 2017

PEDRO ANTE EL JUEZ

-Aquí está el expediente. Pedro Fernández nacido en  Tequesquitengo estudió en y es hijo de… y de… Muy bien, supongo que tu asesor ya te habrá dicho porque estás aquí De acuerdo, pero antes de leerlo y dictar un veredicto me gustaría que me relatases tu propia vida. Él –refiriéndose al consejero- ya te habrá dicho que tienes derecho a callarte y  dejarle a él toda tu defensa, pero él  estará de acuerdo conmigo en que esos tecnicismos no son necesarios en este caso.
El defensor asintió. 

Wednesday, February 15, 2017

EL MURO

A lo largo de los siglos, esta lombriz gigantesca de dimensiones variables siempre ha ofrecido seguridad a su entorno o, al menos eso es  lo que les hace creer a los habitantes de un país para que le den alimentos y la consientan. Algunos de estos especímenes se han vuelto mitológicos como fue el caso de la especie troyana en la antigüedad que habría nacido con ayudas divinas. Otras, a su contacto con el ardiente sol,  adquirieron una belleza única mezclando varios colores como ocurrió en Ishtar. El más longevo y largo de estos animales es, definitivamente, el que vive en China. Fue llevado ahí por un emperador paranoico que, para afianzar su seguridad personal, creo un ejército de piedra. Sin embargo, la historia es clara en ese sentido, Troya, Ishtar y desde luego China no consiguieron impedir la invasión de sus países, pese a amamantar esas bestias. Los holandeses han alimentado históricamente una subespecie que los protege de las aguas marítimas. No obstante, quizá porque conocían la historia de los otros pueblos, no han dudado en matar a su lombriz anfibia en diversas ocasiones para enfrentarse a sus enemigos con la bravura de las aguas revueltas. Otro de los gusanos célebres fue el de Berlín, producto del miedo por la libertad. Finalmente, Los israelitas han pasado de lombrices y han decidido alimentar una boa constrictor con la esperanza de que algún día asfixie a los palestinos.

Sin embargo, la leyenda protectora del muro perdura a través de los siglos, independientemente de los hechos. Incluso se ha conseguido en algunos lugares, a través de la manipulación genética, crear lombrices con púas que hieren y envenenan a aquellos incautos que buscan saltar a través de ellas. En los años noventa, Clinton crió su propia lombriz. De forma callada le dio de comer hasta que esta cubrió un tercio de la frontera mexicano-americana.  En aquel momento nadie protestó. Con la llegada al poder del trompaitor feroz, ésta situación ha cambiado radicalmente. Él pretende cebar al bicho hasta que cubra la distancia de 3000 kilometros y amenaza con imponer sanciones a México para pagar los gastos de alimentación del muro. Otro de los atributos mágicos que se le atribuyen al muro es que, tras su creación se volverá a una arcadia perdida donde reinará el amor y el bienestar. Poco importa a los simpatizantes del bicho que esa utopía solo existía entre la especie blanca. Los días pasan y el bicho crece kilometro a kilometro, mas el ansiado paraíso no arriba. 

Tuesday, February 14, 2017

OLIVER & BENJI 2011

Ahí estaba. Parado con esa cara de imbécil que se le queda a cualquiera que ha perdido su cartera. Revisaba una y otra vez el contenido de su mini mochila decathlon y palpaba todo su cuerpo, pero de sobra sabía que ésta no aparecería. Estaba en un gran apuro. Había perdido su dinero y la tarjeta asociada a la cuenta de su padre que éste recién le había sacado para celebrar sus 14 años y para emergencias. También se había dejado ahí su DNI. Si un policía le pedía su documentación acabaría en comisaría teniendo que llamar a su padre para que lo rescatase.  Y claro, al conocer el motivo de su detención, no dejaría de reprocharle su falta de atención. Probablemente le cancelaría la cuenta en vista de que aun no estaba preparado para asumir esa responsabilidad y, como colofón, seguramente le castigaría prohibiéndole ir a la playa con Luciana y los padres de ésta. Llevaba todo el año esperando este viaje. La playa en sí no le interesaba tanto como el hecho de que iba a estar con ella todo el tiempo. Hacía unas semanas, Luciana lo había invitado y aunque formalmente ella no había cancelado nada, Fabián no sabía si seguía estando invitado luego que ella se disgustara con él. Por eso era tan importante el encuentro de ese día.

Saturday, February 11, 2017

EUROPA

Nació en una tierra bañada de sol y desde muy pequeña mostró grandes aptitudes para el estudio. Siendo aun moza fue secuestrada a lomos de un toro y violada. A partir de ahí su alma se emponzoñó. Otros quisieron seguir el ejemplo del sátiro, más ninguno volvió a mancillar su cuerpo.  Siguió fomentando sus estudios y sus descubrimientos cambiaron el mundo para bien, especialmente en ciencias y todo tipo de disciplinas artísticas. Sin embargo, decidió dominar y humillar a todo hombre que se pusiese a tiro. Para ello empleaba desde la fuerza bruta hasta la astucia, el comercio y, por supuesto, la seducción. Lograr sus objetivos conllevó el mudarse varias veces. Primero hacia el este, de donde vino su primera gran conquista  y, posteriormente, al norte para acabar refugiándose en las islas británicas tras una breve estadía en Francia y unas mucho mayores en España e Italia. Todo le iba bien a Europa. Dominaba a hombres de todos los continentes y las riquezas que estos le aportaban eran innumerables. No obstante, en una época de revoluciones, aquellos que inclinaban su cerviz a su paso oyeron palabras que involuntariamente se le escapaban, como si de un acceso de tos se tratara, tales como libertad, fraternidad e igualdad.  Lejos de entender que se trataba de una molestia, los esclavos pensaron que ella les mandaba un mensaje subliminal para que, de una vez por todas, asumiesen el control de sus vidas. Por supuesto  quiso retenerlos, pero finalmente tuvo que darles algunas libertades aunque, claro está, ella controlaba aún sus bolsillos y los manipulaba unos contra otros a su antojo. Finalmente llegó su decadencia en forma de un cáncer virulento de 4 años que, tras desaparecer durante 22, volvió con mayor rabia para permanecer otros 6 años. En ambas ocasiones, un hijo bastardo norteamericano la salvó de morir, pero estas enfermedades no solo la hicieron perder su dominio sobre los hombres africanos, los últimos a los que dominaba a su antojo, sino que la volvieron completamente dependiente de su hijastro quien, a su vez, ha retomado el negocio familiar de manera más refinada aún si cabe. Sin embargo, ella supo sacar provecho de que el nuevo villano fuese su hijastro. Mientras, ella se reponía de sus dolores y adquiría una armonía uniforme al tiempo que se hermanaba  de palabra con sus antiguos súbditos. Parecía la fortuna le volvería. No obstante un día sintió un enorme dolor en la ingle que acabó en la amputación de la pierna. Cuando aún estaba convaleciente su hijastro enloqueció y la abandonó. Ahora, la vetusta Europa vaga, bastón en mano, por las calles a altas horas de la noche donde lamenta su grandeza perdida 

Wednesday, February 08, 2017

JAN BREWER

Nuevamente las bestias que se internan de manera ilegal en los Estados Unidos pasan a ser la séptima plaga del desierto, aunque en esta ocasión el escenario apocalíptico sea Arizona y no Egipto. Como no podía ser de otra manera, ella mantiene una relación simbiótica con el temido Joe Arpaio y de hecho es de destacar que vivió sus primeros años en el tristemente famoso condado de Maricoca al igual que el temible dragón. Si el primero es el azote de los que cruzan la frontera, ella es la que le da munición legal al primero para justificar sus excesos. Pertenece esta política a la familia de los ofidios y como todos estos reptíles, muda su piel varias veces al cabo de una vida.  Su atributo más importante radica en su lengua viperina capáz de envenenar de cizaña el alma de miles con un solo discurso. Igualmente, le es muy fácil ocultarse de sus enemigos a través de su reptar por las arenas del desierto, de tal manera que cuando la víctima quiere darse cuenta, la brewer Ophidia ya le clavó sus colmillos. Si en 1994 Pete Wilson había promovido una ley que dejaba a los ilegales en una situación similar a los judíos en la Alemania nazi de los años 30, ya que la ley 187 les quitaba el derecho a cualquier atención médica y a la educación pública de sus hijos, Jan Brewer ha decidido criminalizar el sueño por tener una vida mejor de cualquier espalda mojada, ya sea que cruce a nado el río o en el interior del estómago del pollero. La ley SB1070 permite que cualquier ser del que se sospeche que no pertenece a la fauna local  sea detenido y se considerará un delito contratar, albergar o transportar a un sin papeles. En ese sentido también nos recuerda a la defenestrada 187 que obligaba a los doctores a denunciar a los pacientes que creyesen ilegales como si el hecho de salvar vidas no fuese suficiente trabajo como para encima hacer las labores la migra. Con la ley SB1070 se dará la paradoja de que las autoridades molesten a un ser legal de tez oscura y, en cambio, se deje en total libertad a un ilegal centroeuropeo que esté a su lado por no creerlo ilegal dados su rasgos físicos. Cabe destacar que en ambos casos, las leyes fueron promulgadas en vísperas de unas elecciones. En el caso de Pete Wilson la 187 le sirvió para hacerse reelegir Gobernador de California, mientras que la gobernadora interina de Arizona Jan Brewer, espera superar a sus contrincantes republicanos en las contiendas primarias de su partido utilizando el odio racial como arma electorera.

Tuesday, February 07, 2017

LOS SEMILEGALES

Una de las peores trampas del destino que se le pueden presentar a cualquier turista fuera de su país es la de convertirse, sin saberlo, en un semilegal. Cuando estuve en El Paso, Texas, casi me sucedió ese fenómeno. Había ido al XIV Simposio Sobre El Teatro del Siglo de oro y, después de leer mi ponencia sobre “Ilusión o engaño en el desenlace de El perro del hortelano”, tomé un taxi para ir al aeropuerto, desde donde pretendía volar a Phoenix. En el camino me puse a platicar con el taxista, quien me hizo notar que me faltaba el permiso de las 25 millas para poder ir a Arizona. Por más que le mostré mi visa norteamericana de diez años, él insistía en la necesidad de aquel documento.
- No bato, you need the papers pa’ ir a Phoenix - me dijo en el más puro y castizo spanglish.
Sin embargo, al ver mi preocupación porque ya no podía tramitar el permiso -mi avión salía en una hora-, adoptó otra actitud y agregó:
- Your problem is very big, pero no se preocupe. Si sigue mis consejos no tendrá any problem. Ahí donde lo voy a dejar, usted va a caminar all straight hasta el airport y, una vez dentro, continúe hasta llegar a las escaleras mecánicas. Ya estando arriba doble a la right hasta llegar al check point de las maletas; deposite su equipaje en la banda rodante. Cruce el detector de metales y recoja sus bultos para seguir caminando hasta llegar a la oficina de la Southwest, donde entregará su boleto y esperará a que anuncien la salida de su vuelo. Pero sobre todo, durante toda su estancia en el airport, nunca hable, nunca se detenga: be cool and don’t talk!
Al llegar al airport -aeropuerto, perdón-, seguí las instrucciones del taxista y me convertí, en menos de dos horas, en un semilegal. En mi caso tuve la suerte de enterarme a tiempo de mi nueva condición, porque si no habría mostrado dócilmente (como suelen hacer los semilegales que creen ser legales) mis papeles en el puesto de revisión  y no hubiera podido seguir mi ruta. Sin embargo, una vez que estuve dentro del avión, empecé a sentir que mis orejas se hacían más perceptivas a cualquier ruido y noté el nacimiento de una protuberancia en mi nuca que me permitía ver todo lo que pasaba a mis espaldas sin que me voltease.
- That’s normal. En unas cuantas horas se acostumbrará   -me dijo el chicano que estaba sentado a mi lado.
Finalmente llegué a Phoenix y, al día siguiente, Enrique y yo emprendimos el tan ansiado viaje al Gran Cañón. Desafortunadamente, el viaje fue un total fracaso, pues una tormenta de nieve nos impidió pasar de Flagstaff. Al regresar a México, ya curado de la mutación producida por la ambigüedad de tener mis papeles sin tenerlos, me sentí como un cronopio.
Empero existen otras clases de semilegales en este mundo, los conscientes. Estos seres saben que no han tramitado toda la documentación necesaria para poder vivir en otro país y, a pesar de los problemas que esto les pudiera contraer, ellos buscan permanecer en este estado físico y espiritual, conocido como la semilegalidad, para evitar tener que afrontar otros obstáculos llamados impuestos, mili, etc...
Tal fue el caso de Jaanitcioo Lumbrerap; él había ido a estudiar un doctorado en literatura hispanoamericana a España -como buen semilegal que era, él tenía un gusto más exquisito que el común de los inmigrantes y, en vez de poner sus ojos en los Estados Unidos, pensó en hacer las Europas-.  Poseía la doble nacionalidad, pero nunca tramitó su D.N.I., ya que en caso de hacerlo, sería llamado a filas por el ejército español. De tal suerte inició sus estudios y, al mismo tiempo, buscaba un trabajo que le permitiese sobrevivir, pues el dinero de sus padres -un semilegal siempre cuenta con el apoyo familiar-, no sería eterno. Desafortunadamente no pudo conseguir trabajo por falta de la documentación necesaria. Es decir, como no tenía D.N.I., le era imposible tramitar su N.I.F., y sin este papel todas las puertas del reducido mercado laboral se le cerraban.

El mes pasado apareció la noticia de su muerte por inanición. El rotativo indicaba que, en medio de su mugroso cuarto se había encontrado un texto suyo que reflejaba la pérdida de su lucidez mental, ya que el texto pretendía ser una obra científica sobre seres inexistentes, que me fue entregado ayer. Lo extraño es que, si bien Jaanitcioo ya no recibía dinero de su familia, el podía comprar con su tarjeta American Express -esa que los semilegales siempre tienen para los casos de emergencia-, un boleto para regresar a México, pero no lo quiso hacer. Algunos dicen que tenía cuentas pendientes en su país, otros aseguraban que no había querido separarse de su novia, e incluso muchos afirmaban que ya no quería volver a México. La verdad nunca se supo.

Sunday, February 05, 2017

JOE ARPAIO

Tremenda cola de dragón, patas de 2 metros de diámetro y brazos pequeños son las señas de identidad de este monstruo mitológico, azote de inmigrantes y de los derechos humanos, animales y divinos. Nadie sabe a ciencia exacta de qué fecha datan sus primeros pasos en la tierra, pero todo el mundo es consciente de que su odio atávico hacia lo diferente proviene de la época neandertal.  Ninguna clemencia debe esperar aquel que cae en manos de la bestia. Como el gato que se divierte con el ratón antes de engullirlo, Joe Arpao encierra a sus enemigos en campos de concentración a la intemperie. Para distinguirlos mejor y debido a su cansada vista, el dinosaurio obliga a sus víctimas a vestir estrafalarias ropas cuyo color desmoraliza a sus portadores. Su mayor entretenimiento consiste en soltar bolas de fuego a baja altura que ciegan y dejan semiinconscientes a las víctimas, principalmente a las especies conocidas como wetbacks y balseros. En otras ocasiones, cuando hace mucho calor y pretende ser clemente, expulsa de su boca enormes gargajos que si bien refrescan a los cautivos también les deja un desagradable olor que les durará días y que delatará a cualquiera si intenta huir de su destino.
Finalmente, pasada la repulsión inicial, los reos deben aceptar la idea de que todo su alimento provendrá de los restos que deje la bestia así como de los pedazos que regurgite. La única escapatoria del inmigrante consiste en emprender una dolorosa retirada hacía su habitat de origen. Sólo en esos casos, el monstruo permite la huida y no se lo come.
Sabido es por todo el mundo que la zona depredadora de esa bestia es el condado de Maricoca, en el estado de Arizona. Sin embargo, la fascinación que ejerce este animal de la prehistoria ha provocado que numerosos arqueólogos europeos busquen en sus propios países especímenes similares que ataquen a las aves invasoras provenientes de Rumanía.
En ese sentido Italia y Francia parecen haber encontrado bestias de similares proporciones a las que, no obstante por la ceguera de unos cuantos funcionarios de la Unión Europea, éstas no pueden desempeñar todas sus aptitudes de cacería.