Saturday, December 27, 2008

EL NEOLIBERALISMO

Una enfermedad recorre el mundo, la enfermedad del neoliberalismo. Esta plaga universal presenta los mismos síntomas en todos sus enfermos: una fe absoluta en el escepticismo hacia todo, el egoismo desmedido del tipo "yo primero y lo demás me vale madres" y, sobre todo, una cultura del "no se puede", que le obliga al enfermo a creer que debe resignarse al dolor provocado por el mal, y que no existe ningún medicamento o galeno que pueda curarlo.
Aquel que se resista a la enfermedad será visto como un enfermo en esa cultura del "no se puede". Existen diversas clasificaciones para estos enfermos, según la perspectiva del neoliberalismo, y se les juzga como extremistas si tienen una ideología fascista o comunista, fanáticos si tienen una religión o pertencen a una secta, trasnochados románticos si consideran que cualquier tiempo pasado fue mejor. En definitiva, desde la perspectiva neoliberal, todos estos "enfermos" pueden ser juzgados como locos. Incluso los que se oponen a la plaga sin mostrar una actitud beligerante pueden ser desprestigiados, si sus actividades en favor de la ecología, los derechos humanos o la ayuda a los países del Tercer Mundo se vuelve muy intensa.
Como todas las enfermedades, el neoliberalismo no conoce fronteras y, poco a poco, se ha ido globalizando y apoderando de todos sus posibles enemigos: políticos, empresarios y sindicatos, haciéndoles creer que la máxima preocupación de un Estado es tener una economía saludable, con unas cifras macroeconómicas negras y bonitas. No importa que para obtenerla se tenga que obligar a millones de eseres humanos a vivir con numeros rojos pues "ya llegará el glorioso día, ¡Oh sí!,en que, con el dinero producido por la sana macroeconomía, se podrán generar empleos para todos, una seguridad social universal y la riqueza será mejor distribuida y todos seremos felices y...
Sin embargo, mientras cada país o bloque financiero crea su propia versión del paraíso, las distancias en niveles de vida entre los países del primer mundo y los subdesarrollados es cada vez más grande y la miseria, conflictos sociales e injusticia se vuelven cada vez más cotidianos en estos últimos. Por eso, los habitantes del Tercer Mundo suelen creer que el paraíso está en europa o estados Unidos y no dudan en poner en peligro sus vidas para trasladarse ahí.
* Tomado de Bestiario chicano

1 comment:

alerts said...

Some of the content is very worthy of my drawing, I like your information!
costume jewelry