Saturday, January 10, 2009

EL BALSERO

A diferencia de su homólogo terrestre llamado chicano, el balsero no depende de nadie para realizar su peregrinación a un país ajeno. Este ser anfibio tiene la fabulosa capacidad de transformar su cuerpo en una especie de anguila flotante que, vista de lejos, pareciera una barca hecha con llantas de hule.
Una vez que se encuentran en altamar, los balseros tienen que resitir temperaturas extremas, soportar los cambios de humor del agua y, sobre todo, evitar a cualquier precio que su cuerpo se voltée y que su cara quede expuesta al mar. En caso de suceder esto, el balsero perderá sus reservas de comida y agua dulce que había consumido en tierra firme y que le sirven para resistir una semana, ya que sus cuerpos tienen propiedades similares a las de los dromedarios en el desierto. Resulta obvio que si las reservas se echan a perder, este ser anfibio pierde sus fuerzas y muere.
Además de estos peligros de la naturaleza, el anfibio también corre con el riesgo de toparse con la guardia costera norteamericana, española o francesa (dependiendo de si se trata de una especie africana o americana), que le hará desistir de su propósito, sin importarle las condiciones políticas o la miseria que motivaron su huida. El caso más patético que se ha registrado en estos últimos años fue el de un haitiano que se quiso suicidar, tirándose boca abajo al mar, cuando iba a ser devuelto a su país. Esto ocurrió durante la dictadura militar.
Pero, como siempre en todo, algunos balseros han gozado de un mejor trato que el resto de sus homólogos. Los cubanos, durante décadas, eran recibidos como héroes de la libertad en norteamérica; se les exponía frente a las cámaras de todo el mundo como víctimas del malvado barbón y obtenían con mucha facilidad su nacionalidad yankee. El único gran obstáculo -amén de los propios de la naturaleza- que corrían estos balseros era el burlar las patrullas marítimas de su país […] Los gringos ayudaban a los balseros, pues sostienen con Castro –gran productor mundial de inmigrantes- un absurdo duelo de machos cabríos que ya ha rebasado los cincuenta rounds. Sin embargo, nunca han aplicado esta política con los dominicanos o haitianos por más malas que sean las condiciones de vida de esos países y porque no les son útiles políticamente hablando.
P. D. Tomado de Bestiario chicano

1 comment:

superior said...

You these things, I have read twice, for me, this is a relatively rare phenomenon!
handmade jewelry